Jetlag volando hacia Asia

España con Tailandia (y también con Laos) tiene un desfase horario de 6 horas.

Ésto hace que el cuerpo tarde unos días en adaptarse por que te rompe el ritmo día-noche.

A los efectos de este desfase se denomina jet lag. El jetlag se manifiesta cuando se atraviesan por lo menos cinco husos horarios (y nosotros atravesaremos seis).

Hace tres años, cuando viajamos a Vietnam, salimos de París a éso de las 20.30 y llegamos a Ho Chi Minh City unas 15 horas después. Para nuestro cuerpo eran las 11.30 del día siguiente. Para los vietnamitas las 17.30.

Entre que desembarcamos, cogimos las mochilas, hicimos los trámites de inmigración, llegamos al hotel, nos duchamos, …, nos fuimos a cenar (¿comer?) a las ocho de la noche hora local (dos de la tarde para nosotros).

Dimos un paseo por Pham Ngu Lao, aprendimos a cruzar entre las motos, nos acercamos al centro, …, y a las diez de la noche estábamos tomando unas cervezas mientras todo Saigón se iba a dormir y nosotros no teníamos ni gota de sueño (a ver quien se mete a dormir ocho horas de seguido a las cuatro de la tarde tras un vuelo de 15 horas).

Total que acabamos volviendo al hotel a las tres de la mañana (once de la noche hora española) y cogimos el sueño gracias a las cervezas vietnamitas que nos acompañaron durante toda la noche. Fue divertido por que la noche de Saigón da juego y hay bares muy chulos.

Al día siguiente nos levantamos resacosos a las ocho de la mañana y tras todo el día pateando conseguimos caer rendidos a la una de la mañana y al tercer día cogimos el ritmo.

La vuelta a España fue mejor (el jetlag se soporta mucho mejor cuando vuelas hacia occidente) llegamos a casa sobre las diez de la mañana (cuatro de la mañana hora vietnamita) y aguantamos hasta las ocho de la noche, mal que bien, sin dormir.

A esa hora son las dos de la mañana en Vietnam (que es la hora a la que, durante el viaje, se ha acostumbrado el cuerpo), pero como es fácil acostumbrarse a ir a dormir a las dos de la mañana, dormimos doce horitas y el lunes, descansados, a currar.

En el viaje del pasado año al norte de Tailandia y Camboya fue parecido. Volé en el mismo vuelo, saliendo a las 20.30 desde París. Llegué a Bangkok sobre las 15.30, me fui al hotel y salí a dar una vuelta y a cenar.

Tras la cena me fui a dar una vuelta, pero en Bangkok los bares cierran por ley a partir de la una de la mañana (a partir de esa hora deben quedar solo garitos afterhours, muy tugurios, en plan medio-ilegal, por las ganas que tenían de llevarme los taxistas) y di mil vueltas en la cama.

Me dormí sobre las cuatro de la mañana (diez de la noche en España) y no me pude levantar, agotado, hasta las diez de la mañana (cuatro de la mañana en España).

Y tras la ducha al salir a la calle ya era complicado encontrar un sitio para desayunar por que los restaurantes ya estaban preparando las mesas para la comida (ver gente comiendo desde las once y media, para éso son supereuropeos). Así que ya tenía perdida la mañana.

Tras comer, hace un sol de órdago y una temperatura muy alta que tampoco invita (y más estando agotado) a patear mucho, pero si no te cansas no duermes. Visité un par de sitios, volví a dormir sobre la una y a la mañana siguiente ya pude levantarme a las ocho y aprovechar la mañana.

De hecho, creo que por todo éso, Bangkok a la ida no me gustó nada y le comencé a ‘pillar el punto’ el último día, a la vuelta de Angkor.

En fin, que estuve dos días y medio regular. Luego pillas el ritmo y madrugando aprovechas bastante el día y llegas cansado a la noche, y en cuatro o cinco días tu cuerpo ya se ha hecho al ritmo local.

El jet lag es un nuevo problema de salud surgido con el desarrollo de los vuelos aéreos de larga distancia.

Comprende un conjunto de signos y síntomas molestos, como trastornos del sueño, aumento del cansancio, pérdida de la concentración e incremento de la irritabilidad durante el día (en el nuevo destino), junto con dificultades para iniciar y mantener el sueño durante de la noche y que puede llegar a durar varios días.

Es importante distinguirlo del cansancio ocasionado por el viaje y debido a las horas pasadas en el avión y a las incomodidades que a menudo conlleva.

Vía prevencionsalud.es

Este viaje vuelo de día en vez de por la noche. Salgo a las 13.30 y llego a las 6.50 hora tailandesa (00.50 hora española), y no se como lo haré.

A la vuelta no tengo mucho problema por que embarco a las 00.05 de la noche, volveré ‘torrao’ y llego 12 horas y 55 minutos después, a las 8.00 hora local, a Madrid. Luego a aguantar el día como sea y a dormir. Pero la ida me da palo.

Me parece difícil dormirme a las dos de la tarde y durante todo el viaje, para llegar descansado y afrontar el día en Bangkok.

Y si no lo hago llego a la una de la mañana para mí y con todo el día por delante.

Hay quien recomienda tomar un Orfidal (o Dormidina o Limovan, pero estas dos deben dejar más resaca), y dormir todo el viaje.

Llegar a las siete de la mañana, no parar en todo el día, a las diez de la noche volver a tomar otra pastilla e ir a la cama y al día siguiente parece que el cuerpo ya se hace.

No soy muy amigo de la química, pero lo voy a pensar.

Anuncios

3 comentarios en “Jetlag volando hacia Asia

  1. Gracias al jet lag conocimos Saigon la Nuit, una de las grandes aventuras de nuestro viaje :o)
    empezando y acabando en Lost en Saigon :o)
    Animo con tu voyage,
    Andres.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s