24 horas en Bangkok

Ayer llego Alex sobre las 19.00 al hotel.

Tras ducharse y dejar la mochila en el hotel nos fuimos a tomar un par de cervezas y a cenar por Khaosan.

Los dos estabamos un poco rotos del viaje (yo dormi poco en el avion y al llegar a las 7AM llevaba todo el dia en danza) y Alex entre el retraso en el enlace en Londres y el propio vuelo tampoco estaba para echar cohetes, asi que no nos recogimos muy tarde.

Esta manana hemos madrugado, desayunado tranquilamente en el buffet del hotel y hemos salido en direccion al Palacio Real.

Justo al lado del hotel hay una comisaria de la Policia Turistica (dedicada a asistir a los turistas) y mientras mirabamos un mapa, a pocos metros de la comisaria, se nos ha acercado un tio joven preguntandonos donde ibamos.

Al decirle que al Palacio Real nos ha dicho que creia que hoy sabado cerraban por la manana, pero que lo mejor es que preguntaramos en la Policia Turistica, nos ha senalado la comisaria en la puerta de la que habia un tio sonriente y se ha pirado.

El poli nos ha entrado preguntando que donde ibamos y al decirle que al Palacio Real nos ha confirmado que por la manana esta chapado por no-se-que acto oficial. Me ha extranado por que me sonaba a timo, pero al comentarnoslo un poli dentro de una comisaria en principio solo he dudado.

Hemos entrado en la comisaria en cuyo hall habia un gran mapa de la ciudad y otro del pais. El tio muy majo nos ha preguntado por nuestros planes (le hemos dicho cuatro generalidades) y nos ha recomendado un templo en el que habia un Buda de 45 metros y que por la tarde fuesemos al Palacio Real.

Nos ha preguntado que como ibamos a ir y al decirle que en taxi, nos ha dicho que eran muy caros y que mucho mejor en un tuk-tuk por que eran mucho mas baratos. Ahi es cuando he dejado de entender todo, por que los tuk-tuks son muy hippies, pero son mas caros que un taxi.

Justo a la puerta de la comisaria habia un tuk-tuk y el poli, sin que le dijesemos nada, ha regateado con el tuk-tukero que por 60 bahts nos llevase a ese templo y nos trajera de vuelta al hotel.

He alucinado por que por menos de 100 bahts no consigues un trayecto en tuk-tuk, asi que sin entender mucho el tema le he dicho a Alex, vamos para adelante y a ver cuando nos la intenta liar.

Total, que nos ha llevado al templo y al irle a pagar nos ha dicho que no, que nos esperaba y a la vuelta nos cobraba.

Hemos visto el templo y si, el Buda era de 45 metros, pero un poco casposillo, pero bueno, era curioso ver como los feligreses hacian ofrendas, …

Hemos salido y le hemos dicho al tuk-tukero que volvieramos. Y nos ha llevado directamente y sin pasar por la casilla de salida a una agencia de viajes, en teoria publica (de la TAT, Tourist Agency of Thailand o algo asi), pero que ahi entendi que lo que querian es que comprasemos todos nuestros billetes de vuelos internos, …, en esa agencia.

Y le he dicho a Alex que sin problema, que entrabamos a la agencia y les seguiamos el rollo. El tuk-tukero se ha quedado fuera, hemos entrado, nos ha atendido una senorita supermaja que nos ha preguntado nuestros planes y le hemos dicho que manana (mentira) ibamos a Laos y ya teniamos el vuelo, pero que nos interesaba saber que hacer en Bangkok.

Nos ha insistido con vendernos vuelos, hoteles, …, pero le hemos dicho que no, que buscabamos informacion sobre la ciudad de Bangkok y la tia toda cortada nos ha dicho que lo mejor era el shopping y los templos y sin mas nos hemos levantado, la hemos dado las gracias y hemos ido hacia el tuk tuk.

Y en vez de ir de vuelta al hotel le hemos dicho que nos llevara al Palacio Real y el tio obediente nos ha llevado y nos ha cobrado los 60 bahts prometidos. Total, que nos hemos ahorrado en el precio del taxi y hemos acabado donde queriamos.

Asi que si estos son los malos-malotes en el mundo de la mafia tailandesa (con la connivencia de la Policia Turistica), tienen un futuro muy corto en el mundo de los chungos. Se les liga a la primera, son un poco, malos de tebeo.

Hemos estado toda la manana con la cona de la banda de delincuentes que hemos descubierto 🙂

Y, como esperabamos, el Palacio estaba abierto. Yo ya conocia el palacio, que es enorme y esta repleto de templos, estatuas, …, pero Alex ha flipado y a mi me ha gustado mucho.

Cerca del Palacio Real esta el Wat Po, el templo del Buda Reclinado, un templo con un Buda de decenas de metros (46 metros de largo y 15 metros de alto), muy chulo, tumbado a la bartola.

De hecho es un templo muy grande y el Buda ocupa la nave central de lado a lado.

Cuando ibamos hacia el Wat Po, varios jetas nos han dicho que el Wat Po no abria hasta las dos, pero ya hemos pasado de ellos.

Y en el Wat Po hay una escuela de masajes tailandeses (mas que un masaje como lo entendemos es un tipo de yoga pasivo que te dan vestido y que duele bastante por que te meten los dedos en la planta de los pies, por los hombros, …, pero que te deja super-relajado).

Y nos hemos dado un thai massage. Hay que ver la fuerza que tienen en las manos y la capacidad de hacer dano que tienen 🙂 Pero hemos salido encantados.

La temperatura sigue siendo horrible, con una humedad altisima y ni una brizna de viento, lo que mezclado con la contaminacion del trafico hace de esta ciudad un sitio duro e irrespirable.

Pero asi como el ano pasado me agobio, me parece una ciudad con mucha vida interna y con mucho encanto.

Estamos disfrutando mucho.

No tengo muy claro como voy a hacer con las fotos.

El ano pasado subi muchas fotos desde aqui, pero ahora al traer la camara reflex cada foto pesa bastante mas y el ancho de banda que encontramos es muy bajo, asi que no se cuantas podre subir desde aqui o si subire solo alguna y el resto a la vuelta. La que subo hoy no es nuestra.

Ah, menos mal que al final este ano no he ido al Tibet como comence a mirar.

Anuncios

3 comentarios en “24 horas en Bangkok

  1. Hola Carmelo, ys hemos recibido tus noticias. Nos alegramos de que todo vaya bi9en. Te adjunto el texto de una noticia que publica hoy EL CORREO sobre Tailandia, y en concreto Bangkok. Un abrazo, Papá.

    Para darse lujos prohibitivos

    Quienes se acerquen a Tailandia, como a casi cualquier país asiático, se podrán dar homenajes prohibitivos en España. Las monedas locales generalmente fluctúan con el dólar, y ahora viajar por Asia cuesta lo mismo que hace tres lustros, cuando éste cotizaba a 95 pesetas. A ver cuánto dura.

    Parece que las sonrisas entre los extranjeros europeos se multiplican en las calles de Bangkok, capital de Tailandia, y en las paradisíacas playas del principal destino turístico del sudeste asiático. El euro roza los 50 bahts, un nivel que no hubiese alcanzado ni tras la crisis de 1997. No hay que esperar a la ‘happy hour’ para tomarse una cerveza en el chiringuito playero, porque a 80 bahts (1,5 E), la nacional Singha sabe mejor. En 2001, la misma botella habría costado casi 400 pesetas.

    Nada mejor para pasar un día redondo en Bangkok que dejarse llevar por los tremendos desayunos que se ofrecen en los innumerables restaurantes de la calle Khaosan. Huevos fritos, bacon, tostadas, zumo y café por sólo dos euros. Para llegar al Palacio Real, el símbolo de Bangkok por excelencia, no hay más que caminar quince minutos y abonar los 5 euros de la entrada. Tras la visita, un menú thai en el Hemlock, junto al río, por otros 5 euros, y una visita al templo de Arun para acompañar el atardecer. Para la cena es recomendable rascarse el bolsillo y pagar 20 euros en el Blue Elephant. Y el día no puede acabar sin una cerveza en cualquiera de los pubs de Patpong, el distrito rojo de la ciudad.

    A pesar de lo económico que resulta en general Tailandia, los artículos importados se las ingenian para mantener los precios al cambio. Unos Levis 501 cuestan 2.990 baht en Paragon (60 euros). Originales, claro, porque la copia se puede encontrar por poco más de la décima parte si procede de China, y por 12 euros si es producto nacional, que, por lo visto, tiene mayor calidad.

    Por todo ello, la industria del turismo se frota las manos. Después del SARS, el tsunami y el golpe de estado, la fortaleza del euro ya se nota. Más que en el número de visitantes en el tipo de habitaciones que escogen y en lo que gastan. Sin embargo, según el vicedirector del Banthai Beach Resort de Phuket, los españoles suman sólo un pequeño porcentaje del total de europeos. «Esperamos que su número aumente este año en verano, y quizá en Semana Santa gracias al euro y a la estabilidad política».

  2. Saludos de otro cheza viajero.
    A disfrutar de ese periplo asiático. Seguiremos el blog con atención para aprender desde la distancia todo lo que podamos. Esta primera aventura en Bangkok suena muy interesante. Las siguientes apuesto a que serán mucho mejor. Esperaremos con ansia las actualizaciones.
    Saludos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s